DIA DEL SANTO ROSARIO

Uncategorized

DIA DEL SANTO ROSARIO

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.4.8″ custom_padding=»1px|||||»][et_pb_row _builder_version=»4.4.8″][et_pb_column _builder_version=»4.4.8″ type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»4.4.8″ hover_enabled=»0″ custom_padding=»0px|||||»]

El Rosario

Una devoción del pueblo y para el pueblo

“El Rosario es la oración que acompaña siempre mi vida; es también la oración de los simples y de los santos. Es la oración del corazón” Papa Francisco.

Una de las experiencias que los sacerdotes nos encontramos por los diversos lugares pastorales por los que pasamos es la gran devoción por parte del Pueblo de Dios al Rosario. Y esto se contempla a través de dos realidades bellísimas: primero, en que muchos de nuestros pueblos e iglesias tienen como patrona a la Santísima Virgen del Rosario (extraño es que en un templo no esté presente una imagen de la Virgen del Rosario); pero a la vez todo el mundo es consciente de que la oración más popular y extendida entre el pueblo cristiano es el Rosario; cada tarde, en cada iglesia siempre resuena el rezo del santo Rosario como preparación a la Eucaristía (desde los pueblos más pequeños hasta las grandes capitales) o el tradicional rezo de las Flores en el mes de Mayo donde de nuevo con fuerza se retoma su rezo.

Se desarrolló dicho rezo a partir del s. XII especialmente entre la orden de cartujos y cistercienses como forma de rezar para el pueblo humilde y sencillo que no sabían recitar los salmos al estar en latín (150 salmos contiene la Sagrada Escritura). De ahí que con el rezo de los Misterios Dolorosos, Gozosos y Gloriosos (los misterios tradicionales, después san Juan Pablo II añadirá los Luminosos) se rezaban en total con esos misterios los 150 “Ave María” en comparación a los 150 salmos del Oficio Divino. Por eso el pueblo fiel siempre ha recurrido a esta oración con su gran propagador santo Domingo de Guzmán que en 1214 recibe como regalo de la Madre de Dios este “Salterio Mariano” (Santo Rosario) y a partir de ahí la orden de los dominicos.

Una forma de rezar que une nuestras vidas a los momentos de luz, gozo, dolor y gloria de Cristo y que nos ayuda a contemplar la vida de Jesús y nuestra propia vida (con sus gozos y dolores) a través de los ojos de María, la cual nos acompaña en cada uno de los momentos vividos. Una devoción surgida del pueblo y para el pueblo que se siente protegido, custodiado y acompañado en su caminar y peregrinar por la Virgen Madre. Que en este mes de Octubre contemplando el rostro de nuestra Amantísima Titular, María Santísima del Rosario, celebremos y acojamos este hermoso rezo que Ella nos entregó para unirnos más como hermandad, para unirnos más con su rezo a la Vida de Cristo, Señor de las Tres Caídas.

 

David Salcedo Sola

Sacerdote diocesano

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row _builder_version=»4.4.8″][et_pb_column _builder_version=»4.4.8″ type=»4_4″][et_pb_image src=»https://rosarioytrescaidas.com/wp-content/uploads/2020/10/ROSARIO-2.png» _builder_version=»4.4.8″ title_text=»ROSARIO (2)» hover_enabled=»0″][/et_pb_image][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Etiquetas de publicación:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicación reciente

Contacta con nosotros

secretaria@rosarioytrescaidas.com

Newsletter

Subscribe to our newsletter